LICENCIAS DE ACTIVIDAD

Para la apertura de un local comercial, de una oficina o de una nave, es necesario conocer la normativa para poder obtener los permisos y licencias obligatorios y poder iniciar la actividad que deseamos en el inmueble.

La licencia de actividad o apertura, es una licencia municipal obligatoria en el que se acredita el cumplimiento de las condiciones de habitabilidad y uso de esa actividad. Esta deberá renovarse con cada cambio de uso desarrollado en el local, cada vez que haya modificaciones en el mismo o que cambien los propietarios del negocio, por ejemplo, en caso de traspaso.

 

Desde MORAGUES ARQUITECTOS, nos encargamos de informarte obre los requisitos y preparar toda la documentación técnica para que puedas iniciar la actividad en tu negocio.

 

Antes de saber en qué consiste exactamente una licencia de actividad, es necesario conocer que tipos de actividades existen.

TIPO DE ACTIVIDADES

La Ley diferencia entre dos tipos de actividades en función de la peligrosidad, insalubridad o molestias que produzca la actividad ejercida, tanto a vecinos como a viandantes.

- Actividades inocuas. Se engloban actividades que no generan daños ni molestias aparentes en sus inmediaciones. Para considerarse actividad inocua se deben cumplir una serie de requisitos en función de su tamaño, potencia contratada, etc. Se consideran actividades inocuas algunos pequeños comercios como tiendas de moda o de productos de alimentación no perecederos, así como pequeñas oficinas para la prestación de servicios diversos.

- Actividades calificadas o clasificadas. Se engloban actividades consideradas molestia, insalubres, nocivas y/o peligrosas y que requieren adoptar medidas correctivas sanitarias, de seguridad y /o medioambientales. Aquellas actividades que superen los requisitos establecidos por el Ayuntamiento correspondiente, también se catalogarán como clasificada o calificada. Se consideran actividades calificadas la hostelería, actividades industriales y determinados comercios y servicios.

EXCEPCIONES

Las únicas actividades exentas, en las que la Administración no exige la tramitación de la licencia de actividad para poner en marcha un negocio, son aquellas que se realizan en el domicilio del particular, siempre y cuando no incurran en molestias a los vecinos del inmueble y no exista venta o atención directa al público.

 

Además, en casos en los que la actividad a realizar no suponga problemas en más cuya superficie no sea mayor de 300 m2, es posible sustituir la licencia de actividad por una declaración responsable.

¿EN QUE CONSISTE UNA LICENCIA DE ACTIVIDAD?

Según sea la actividad que se va a ejercer, inocua o clasificada, el técnico habilitado necesitará redactar un informe o proyecto técnico en cada caso.

 

Las actividades inocuas tienen un procedimiento más sencillo, ya que cuentan con menos requisitos y costes asociados. Tendrán que disponer de un informe técnico en el que se incluyan planos del local realizados por un profesional.

 

En el caso de las actividades calificadas es necesario aportar un proyecto técnico, más completo que permita emitir los correspondientes informes municipales necesarios, que variarán según las características y dimensión del negocio.

COSTE DE LA LICENCIA

El coste de la licencia de apertura tiene dos componentes:

 

- Tasas del Ayuntamiento. Se calculan para cada local teniendo en cuenta tres factores: relevancia comercial de la calle, tamaño del local y tipo de actividad. Las tasas son lógicamente mayores para actividades calificadas y cuanto más relevante sea una calle y más grande el local. Las varían dependiendo de cada Ayuntamiento.

 

- Coste del informe o proyecto técnico. Dependerá de la complejidad del proyecto a realizar. En proyectos que supongan obras o necesiten permisos especiales, el coste será superior. En cualquier caso, para obtener un presupuesto contacte con nosotros.

Estudio de Arquitectura Moragues / Avenida de Valencia nº1 - 1 º- Gandia (Valencia) / tlf 96 287 38 56 / info@moraguesarquitectos.com / Jose Manuel Moragues